Desarrollo de indicadores

El ejemplo más conocido de un indicador es el porcentaje, y un mucho más complejo es in índice, como el índice de precios al consumidor o el PIB.

El uso de indicadores tiene muchas ventajas, destacándose la objetividad y la comparabilidad. Su peso fundamental es que son particularmente útiles para la valoración de magnitudes de eficiencia como lo son el grado de cumplimiento de un objetivo o el grado de satisfacción de un participante en la formación.

Por lo general, se construyen con información  cuantitativa, no obstante y de modo creciente, se usan indicadores cualitativos, como los utilizados en la psicometría.

Un indicador debe ser diseñado a los fines de dar respuesta a una necesidad de seguimiento y de utilidad. Regularmente se construye con datos disponibles y se genera a la brevedad posible de manera parcial o total de manera que el costo de mantenimiento sea el menor posible.

El mundo de los indicadores es amplio y de múltiples aplicaciones, solicite una cita y de inmediato nos comunicaremos con usted a los fines de profundizar en sus requerimientos.